Laboratorios Bagó de Bolivia

HIPERTENSION ARTERIAL SISTEMICA

ENCUESTA EN LAS CIUDADES DE LA PAZ Y EL ALTO*

Dr. Enrique Palmero Zilveti**

RESUMEN

Se presenta un resumen de los resultados de la encuesta de Hipertensión arterial realizada en las ciudades de La Paz y El Alto comunicando algunos de los datos obtenidos en la muestra seleccionada en ambas poblaciones.

* Trabajo realizado de Junio a Diciembre de 1996

** Jefe del Servicio de cardiología del Hospital Obrero N 1 La Paz - Bolivia

INTRODUCCION

Las principales causas de mor-bimortalidad en la mayoría de los países desarrollados son las enfermedades cardiovasculares. Si bien su ocurrencia es multicausal, la hiper-tensión es uno de los factores de riesgo mas destacados.

Los Servicios de Salud de aquellos países que han articulado programas de educación en salud y control de los factores de riesgo cardiovascular, (dentro de ellos la hipertensión arterial) han obtenido un descenso significativo de la mor-bimortalidad por enfermedades cardiovasculares.

Con el programa Nacional sobre Educación en Hipertensión Arterial de EE.UU. iniciado en 1972, a través de la detección, tratamiento y control de la Hipertensión y otros factores de riesgo cardiovascular, se ha logrado en las dos ultimas, décadas reducir la mortalidad por coronariopatía en un 50% y la del accidente vascular encefálico en un 57%.

La curva descendente observada tiene relación con medidas de educación comunitaria y otras acciones de salud, tales como la mejor detección, nivel de conciencia y tratamiento de la hipertensión arterial en la población general y los programas dirigidos a modificar los "estilos de vida" en la comunidad.

La hipertensión arterial es una enfermedad común y de elevada prevalencia. Su detección es cada vez más frecuente y su presencia se correlaciona con la edad. En general, se estima que la padece un 20% en la población mundial mayor a los 20 años.

En nuestro país, se ha observado en los últimos años un incremento de las enfermedades cardiovas-culares. Aunque no se disponen de datos exactos, existen evidencias directas e indirectas que señalan un aumento de la frecuencia de la morbimortalidad por esta causa. Su dimensión queda un tanto enmascarada por las dificultades vinculadas al registro adecuado de las estadísticas, a la poca claridad de los diagnósticos emitidos como causa de muerte en los certificados de defunción, al subregistro de las complicaciones cardiovasculares no fatales y a la falta de acceso de grandes grupos poblacionales a los servicios de salud.

Este fenómeno (incremento de enfermedades cardiovasculares), podría tener relación con los profundos cambios estructurales que determinaron: mejor control de enfermedades infecciosas e inmunopreve-nibles, aumento de la expectativa de vida, envejecimiento de la población, migración interna del campo a la ciudad, modificación de los hábitos alimentarios, consumo excesivo de sal (aumento del uso de alimentos procesados), mayor stress psicoso-cial, habito de fumar, sedentarismo y otros factores de riesgo cardiovas-cular, donde la hipertensión arterial es una de sus consecuencias posibles.

Entre los pacientes hospitalizados en el Servicio de Cardiología del Hospital Obrero No. 1 de la ciudad de La Paz, se detectó la coexistencia de hipertensión arterial en casi un 25 % de los casos, cualquiera haya sido la razón que motivara la internación. La principal causa de muerte en todos los Hospitales de la Caja Nacional de Salud son las enfermedades cardiovasculares. La frecuencia de la Hipertensión Arterial en la Consulta Externa Cardiológica del mismo Hospital, es de un 20%. Cifras similares han sido registradas por los Centros de atención ambulatoria de la Caja Nacional de Salud (policlínicas) donde se ha detectado su presencia entre un 18 y 20% en la Consulta Externa de Medicina General (Sistema de Medicina Familiar)

La experiencia del Instituto Nacional de Tórax de la ciudad de La Paz (población no asegurada), indica que el 19.5% de las consultas son por hipertensión y el 12% de las hospitalizaciones obedecen a la misma causa o sus complicaciones.

La hipertrofia ventricular izquierda, la insuficiencia cardíaca con-gestiva, la enfermedad oclusiva arterial de miembros inferiores y la insuficiencia renal son otras lesiones conexas de frecuente detección y están vinculados con la hipertensión.

Estos y otros hechos derivan en la necesidad de obtener información adecuada para cuantificar la dimensión del problema hipertensivo, que a juzgar por los "indicadores indirectos" mencionados tiene frecuencia destacable.

ANTECEDENTES

En nuestro medio, no se dispone de cifras que reflejen la presencia de hipertensión arterial en la población adulta sana que permitan aproximarnos a las dimensiones del problema.

Por este motivo, la Sociedad Boliviana de Cardiología definió elaborar una Encuesta de Hipertensión Arterial en las ciudades de La Paz y El Alto, con el propósito de obtener datos que estimen su frecuencia en la población general de estas ciudades, estructurándose un equipo encargado del diseño y ejecución conformado por un médico, un estadístico matemático*, especializado en estadísticas de salud y el personal de campo.

Características de la Encuesta

1. Objetivo: Determinar la presión arterial sistólica y diastólica en personas mayores de 29 años.

2. Ambito: Ciudades de La Paz y El Alto. Altitud superior a los 3600 mts. s.n.m.

3. Población en estudio: Personas de mas de 29 año de edad en hogares particulares de las ciudades de La Paz y El Alto.

4. Diseño de la encuesta: confeccionada para recolectar información de los valores de tensión arterial sistólica y diastólica.

Como variables agregadas se recolectaron datos sobre edad, sexo, lugar de nacimiento, ocupación, idioma, lugar de la última radicatoria y tiempo de permanencia en la ciudad encues-tada. Se obtuvo información adicional sobre él habito de fumar y sobre consumo de bebidas alcohólicas. Se recolectó información sobre automedicación y en los que se detectaron valorares anormales de presión arterial se tomaron datos sobre conocimiento de esta situación, tratamiento efectuado y toma de presión arterial en ocasión anterior.

Antes de su aplicación, se hicieron pruebas piloto en el campo para medir su operatividad, tiempo de realización y otros aspectos conexos.

5. Organización: se trabajó con dos equipos, el primero encargado de la toma de decisiones conformado por un médico cardiólogo y un estadístico y el segundo, operativo, formado por encuestadores, supervisores y transcriptores. El personal de encuestadores estuvo conformado por un grupo de enfermeras entrenadas para llevar a cabo la entrevista y la toma exacta de presión arterial,

Varias pruebas cruzadas fueron desarrolladas para estandarizar y hacer confiable la metodología

6. Diseño y tamaño de la muestra El marco muestral estuvo basado en el Censo de Población y Vivienda que toma como base los hogares particulares de ambas ciudades considerándose apropiado el listado de manzanas generadas por el Instituto Nacional de Estadística y la respectiva cartografía de ubicación que la respalda.

La muestra fue diseñada para inferir a un universo definido por las personas habitantes en los centros poblados estudiados.

7. El marco muestral es un listado de manzanas con la información del número de hogares y de personas por sexo.

Cada Ciudad se constituye en un Dominio de estudio independiente y por lo tanto en universos de inferencia.

8. Estratificado: Según la ubicación en la topografía de cada centro poblado identificándose los siguientes estratos:

9. La Paz:

Zona de las laderas Este

Zona de las laderas Oeste

Zona del Centro Tradicional

Zona del Sur

10. El Alto:

Zona del Alto Norte

Zona del Alto Centro

Zona del Alto Sur

11. Unidades de información: Personas de mas de 29 años de edad que se encuentran en los hogares particulares de ambas ciudades (con exclusión de recintos colectivos)

12. La muestra fue probabilistica, bietápica y con fracciones de muestreo constante. La primera etapa fue en gabinete en forma sistemática y con probabilidad proporcional al tamaño de cada manzana (consistió en la selección de manzanas). La segunda etapa fue con muestreo aleatorio, simple y en el campo, con la entrevista y medición de presión arterial a las personas de mas de 29 años de edad.

13. Tamaño de la muestra: Se determinó bajo él supuesto que el 30% de la población estudiada tendría problemas de Hiperten-sión arterial, con un error del 5% y un 95% de confianza. De este modo, el tamaño de muestra para cada ciudad fue:

14. Aspectos operativos

Entrenamiento del personal de campo: Calibración de los tensiometros y entrenamiento adecuado del personal para la toma de los datos, contenido de la boleta y la selección de la muestra.

Operación en Campo: A cargo de 8 enfermeras, con supervisión y control por el equipo técnico, lo que permitió un releva-miento rápido y seguro.

Medición de Presión arterial sistólica y diastólica: Se efectuó bajo los estándares fijados por la Sociedad Americana de Cardiología, registrándose tres lecturas, en el entendido que la replicación de la medición mejora la precisión

15. Digitación, critica y tabulación: Una vez recolectada la información, las encuestas pasaron a un proceso de critica para detectar inconsistencias, en este sentido se descartaron 8 formularios que contenían datos incongruentes.

RESULTADOS

Los datos obtenidos fueron estudiados a fin de valorar la significación del muestreo efectuado y analizar las dos variables fundamentales (presión arterial sistólica y diastólica).

Y comparar las características de la muestra obtenida en edades y sexo con datos poblacionales conocidos a través del Censo de Población y Vivienda de 1992 y la Encuesta Nacional de Demografía y Salud de 1994.

Para la clasificación de la Hipertensión se utilizó la propuesta por el V Comité Nacional Conjunto (V JNC)

Ciudad de La Paz y El Alto. Datos Generales

Distribución por edad y sexo: Los datos en cuanto a edad y sexo son concordantes con la estructura de población registrada en el Censo Nacional de Población y Vivienda de 1992 y la Encuesta Nacional de Demografía y Salud de 1994.

Para cada grupo de edad existe suficiente número de casos que permite analizar su correlación con las medidas de tensión arterial.

Ciudad de La Paz: se entrevistaron 207 hombres (45% de la muestra total) y 253 mujeres (55%). Cuya distribución por edad y sexo puede ser analizada en el cuadro No. 2

 

En el cuadro No. 3 se analiza la muestra con relación al lugar de procedencia, observándose que para la ciudad de La Paz, el 51.5% de la misma es originaria de las ciudades de La Paz y El Alto siendo el 48.5 migrante. De este total el 27.6% es rural, proveniente en su mayoría de las provincias altiplánicas. Las ciudades del Valle y el llano aportan solo con el 8.7% de la población encuestada.

Solo el 6% (28 casos) residía en esta ciudad 5 años o menos, teniendo los restantes un tiempo de residencia mayor a 10 años. (cuadro No 1)

Salvo uno de los entrevistados, todos hablan el castellano, usando como otro idioma él aymará, idioma nativo de las provincias del altiplano paceño. El bilingüismo es destacable en la ciudad de La Paz, por la fuerte influencia migratoria rural.

Ciudad de El Alto: Se entrevistaron 188 hombres (47.6% de la muestra total) y 207 mujeres (52.4%) cuya distribución por edad y sexo puede analizarse en el cuadro No 2. En la estructura de la población, se observa que por ser ciudad joven, poco porcentaje de la población es nacida en ella, siendo su inmensa mayoría originaria de las provincias del altiplano y de la ciudad de La Paz Las ciudades del Valle y el llano aportan un bajo porcentaje de la población total (Cuadro No 3). Esta información es también concordante con la encuesta de demografía y salud de 1994. El 57.7% proviene de provincias del altiplano y el 22.1% ha nacido en la sede del gobierno o en la misma ciudad de El Alto, el 6.3% han nacido en otras ciudades del altiplano boliviano y es mínimo el porcentaje de habitantes nacidos en el llano, valle o el extranjero.

Se obtuvieron datos a cerca del tiempo de residencia, demostrándose que solo el 8.3% (33 casos) residía en esta ciudad por menos de 5 años, siendo todos los demás residentes por mas de 10 años (cuadro No. 1)

El idioma habitual del hogar fue el castellano en 377 casos (95.4%), el aymará en 17 (4.3%) y otro idioma 1 (0.25%). El bilingüismo es destacable en la ciudad de El Alto, por la fuerte influencia migratoria rural ya mencionada, el aymará es el segundo idioma predominante con 334 casos (84.5%), el quechua 23 casos (5.8%), ninguno otro además del castellano 21(5.3%), castellano 14(3.5%) y otro idioma, 4 casos (1%).

Valores tensionales:

Ciudad de La Paz: Se encontraron 58 casos de presión diastólica alta y 25 casos con tensión arterial diastólica entre 85 y 89 mm Hg (Normal alta).

Se detectaron 53 casos de presión arterial sistólica alta y 55 casos con presión sistólica entre 130 y 139 mm Hg (Normal alta). De este grupo: 27 casos solo tienen la presión sistólica elevada y el resto, 26 casos, tienen tanto la diastólica como la sistólica altas.

Aplicando los criterios de clasificación ya definidos, existe un total de 85 casos de hipertensión arterial, el 52.9% del sexo masculino y el 47.1% del femenino. Del este total de hipertensos detectados, 58 casos corresponden hipertensión sistólica y diastólica y 27 a casos con Hipertensión sistólica. Esta circunstancia determina las siguientes cifras para la ciudad de La Paz. (Cuadro 4)

Ciudad de El Alto: Se encontraron 40 casos de presión diastólica alta y 16 casos con tensión arterial diastólica entre 85 y 89 mm Hg (Normal alta).

Se detectaron 34 casos de presión arterial sistólica alta y 43 casos con presión sistólica entre 130 y 139 mm Hg (Normal alta). De este grupo, 13 casos son portadores de hipertensión sistólica aislada y los restantes 21 casos tienen tanto la diastólica como la sistólica altas.

De esta manera, suman 53 casos de hipertensión arterial, siendo el 54.7% del sexo masculino y el 45.3 del sexo femenino. Del total de casos detectados de hipertensión arterial, 40 presentan elevación de la presión arterial sistólica y diastólica y 13 con aumento solamente de la sistólica.

En consecuencia, las cifras de hipertensión arterial para la ciudad de EL Alto son: (Cuadro 5)

 

Datos adicionales:

Toma de presión arterial anterior, conocimiento de ser hipertenso y tratamiento:

La Paz: El 71.5% de los encuestados informaron habérseles tomado anteriormente la presión arterial. No se obtuvo información de 16 casos (3.5%). Cuarenta casos (84%) de los 53 hipertensos diastólicos conocían ser hipertensos y ninguno de los hipertensos sistólicos. El 38.3% informaron haber recibido tratamiento, pero sin vigilancia, continuidad o controles regulares.

El Alto: 171 casos informaron positivamente (43.29%), 210 casos en forma negativa (53.16%), no se obtuvo información de 14 (.3.5%). Diez casos de los 40 hipertensos (25%) conocían ser hipertensos y solo 2 (5%) informaron haber recibido tratamiento.

Alcohol, tabaquismo y masti-cación de hojas de Coca:

La Paz: consumen con alguna frecuencia bebidas alcohólicas el 56.8%. Fuma el 25% y "coquea" el 18.25%

El Alto: Consumen con alguna frecuencia bebidas alcohólicas el 58.80%. Fuma el 21.90% y "coquea" el 24.25%

CONCLUSIONES

Los datos obtenidos en la muestra son concordantes en características poblacionales a los obtenidos en el Censo Nacional de Población y vivienda de 1992 y la Encuesta Nacional de demografía y Salud de 1994.

Existe suficiente cantidad de casos en cada grupo etareo y cada sexo en ambas ciudades para poder analizar su correlación con las medidas de tensión arterial.

La metodología aplicada permite considerar que los datos obtenidos son confiables

Encontramos un 18.5% de Hipertensión arterial en la muestra de población general mayor a 29 años de la ciudad de La Paz con ligero predominio en el sexo masculino (52.9%)

Las cifras para la ciudad de El Alto demuestran en similar muestra poblacional una frecuencia de hipertensión arterial del 13.41%. En este grupo se detecta igualmente predominio discreto en el sexo masculino (54.7%).

Un alto porcentaje de la población encuestada no se había tomado nunca la presión arterial, siendo más notorio el hecho entre los moradores de la ciudad de El Alto.

La mayoría de los casos detectados con hipertensión, no conocían este hecho y los que estaban informados no seguían tratamiento ni vigilancia regulares.

A manera de ensayo y para estimar con alguna aproximación la magnitud del problema hipertensivo, se ha intentado hacer una proyección sobre la población mayor de 29 años de las dos ciudades del estudio, a sabiendas de la existencia de un margen posible de error cuyos resultados son los siguientes:

Con esta estimación, existirían 105677 hipertensos en la población mayor de 29 años en las ciudades de La Paz y El Alto.

Se hace necesario recomendar la detección temprana de la enfermedad a través del registro sistemático de la presión arterial a la mayor parte de la población general. Es pertinente realizar campaña de divulgación ciudadana y programas continuos de formación científica conteniendo normas de actuación y orientaciones prácticas dirigidas a proporcionar informaciones diagnosticas, orientaciones terapéuticas y sobre hábitos de vida saludables.

 

Los programas educativos en las carreras médicas, tanto en el pre como en el post grado, deben incorporar contenidos que hagan énfasis en los aspectos epidemiológicos y médico sociales, considerando a la hipertensión arterial no con el clásico enfoque nosológico asistencial sino como un factor de riesgo mayor de enfermedad cardiovascular, que puede ser controlable, en los casos individuales con las medidas no farmacológicas, el apoyo de drogas antihipertensivas y la participación activa del enfermo en los cambios de actitud necesaria y la adhesión crónica a las medidas de control y vigilancia con miras a disminuir la morbimortalidad cardiovascular, y en el aspecto comunitario incorporando acciones de fomento a la salud enfocadas a disminuir y controlar los factores de riesgo cardiovascular.

REFERENCIAS

1. Problemas dominantes de Salud, Clasificación por promedios. Maestria de PPGES. Facultad de Medicina UMSA.

2. Rojas Soriano R. El Proceso de la Investigación Científica. Ed. Trillas. Primera reimpresión. 1992. México.

3. Jaúregui P. y col. Morbimortalidad en el departamento de Cardiología del Instituto Nacional de Tórax. Publicación Técnica No 1. 1999. La Paz. Bolivia.

4. Palmero E. Diagnósticos Cardiológicos en 1072 pacientes Hospitalizados. Servicio de Cardiología, Hospital Obrero No. 1 de La Paz. Latido 1995. Vol. 1 No. 3 34.

5. Farfán C. J. Prevalencia de la Hipertensión Arterial en adultos de las ciudades de La Paz y El Alto. Latido. Edición especial XIII Congreso Boliviano de Cardiología. Pag. 72 Cochabamba 1999.

6. Palmero E. Fibrilación auricular, prevalencia etiológica en pacientes internados. Latido. Edición especial XIII Congreso Boliviano de Cardiología; pag. 76. Cochabamba 1999.

7. Lavadenz R. Palmero E. y col. Insuficiencia Cardíaca, Frecuencia, etiología y mortalidad en el Hospital Obrero de La Paz - Bolivia. Latido. Edición especial XIII Congreso Boliviano de Cardiología. Pag. 86. Cochabamba 1999

8. Aviles D., Mercado L. y col. Factores de riesgo para cardiopatía isquemica. Latido. Edición especial XIII Congreso Boliviano de Cardiología. Pag. 94. Cochabamba 1999

9. W.H.O. Statistic Annual. Ginebra 1997.

10. Causes of death, distribution of deaths by main causes, by level development 1985,1990,1997. W.H.O. Ginebra 1998.

11. Hipertensión arterial. Epidemiología. Non comunicable Chronic deseases. W.H.O. 1996 Ginebra

12. World Health Report. Excecutive summary. W.H.O. Ginebra 1997.

13. Herbert F.R. et al. Hipertensión arterial. Epidemiología. Arch. Intern. Med.1993;153:578.

14. Fondo de Población Mundial de Naciones Unidas 1999. (UNFPA)

15. Estadísticas de Salud. Sistema Nacional de Información en Salud (SNIS) Ministerio de Salud y Previsión Social. La Paz. Bolivia 1997.

16. Estadísticas de Salud. Sistema Nacional de Información en Salud (SNIS) Ministerio de Salud y Previsión Social. La Paz. Bolivia 1998.

17. Anuario estadístico de la Caja Nacional de Salud. División Matemático Actuarial Estadísticas y Costos. Sección Nacional de estadísticas, La Paz Bolivia 1998.

18. Instituto Nacional de Estadísticas. Estimaciones de Población y características demográficas. La Paz, Bolivia INE. 1999.

19. Ríos Barragán J. Cadena Vega D. Criterios de Diagnóstico y tratamiento de Problemas Prevalentes en la Consulta Externa. Caja Nacional de Salud. La Paz. Bolivia Junio 1997.

20. Brawnwald E. et al. Tratado de Cardiología. Cuarta edición. Ed. Interamericana McGraw-Hill: México. 21. Schlant R.C. Wayne Slexander R. The Heart arteries and Veins.. McGraw-Hill.Inc. International edition. 1994

22. Dunlap S.H. Association of body mass, gender and race with heart failure primarly due to hypertension. JACC. 34. No 5. November 1,1999: 1602, 8.

23. Hipertensión arterial. Normas y Procedimientos de Diagnóstico y tratamiento. Sociedad Boliviana de Cardiología. Cochabamba 1999.

24. Kannel WB, Wilson WF. An update on coronary risk factors. Med Clin North Am 1995;79:951-957

25. Stambler I, et al. Blodd pressure, systolic and diastolic, and cardio-vascular risks: U.S. ppopulation data. Arch Intern Med 1993;153: 598-615

26. Lombera R. F y cols. Guías de práctica clínica de la SEC en hipertensión arterial. Rev Española de Cardio-logía 2000;53:66-90.

27. Nicolas Robero Robles. Variabilidad de la presión arterial y morbimor-talidad cardiovascular. Rev Española de Cardiología 2000;53:110-116.

28. Quinto Reporte del Comité Nacional Conjunto sobre Prevención, Detección, Evaluación y Tratamiento de la Presión Sanguínea Alta. JNC V. 1994.

29. Panel de Expertos: Lineamientos sobre la detección, el manejo diagnosticó y el tratamiento dietario y farmacológico de la hipercoles-terolemia y la hipertrigliceridemia. Rev Mexicana Cardiología 1996: Enero-Marzo;7:7-23.

30. Encuesta Nacional de Enfermedades Crónicas. México D.F. Dirección General de Epidemiología. Secretaría de Salud 1994:22-25.

31. Rackley C.E.,Schlant R.C. Pre-vention of Coronary Artery Desease. In: Schlant R.C et al (eds): The Heart. New York; McGraw-Hill 1994:1205-1219

médico sociales, considerando a la hipertensión arterial no con el clásico enfoque nosológico asistencial sino como un factor de riesgo mayor de enfermedad cardiovascular, que puede ser controlable, en los casos individuales con las medidas no farmacológicas, el apoyo de drogas antihipertensivas y la participación activa del enfermo en los cambios de actitud necesaria y la adhesión crónica a las medidas de control y vigilancia con miras a disminuir la morbimortalidad cardiovascular, y en el aspecto comunitario incorporando acciones de fomento a la salud enfocadas a disminuir y controlar los factores de riesgo cardiovascular.

* Lic. Ruben Belmonte Coloma

REFERENCIAS

1. Problemas dominantes de Salud, Clasificación por promedios. Maestria de PPGES. Facultad de Medicina UMSA.

2. Rojas Soriano R. El Proceso de la Investigación Científica. Ed. Trillas. Primera reimpresión. 1992. México.

3. Jaúregui P. y col. Morbimortalidad en el departamento de Cardiología del Instituto Nacional de Tórax. Publicación Técnica No 1. 1999. La Paz. Bolivia.

4. Palmero E. Diagnósticos Cardiológicos en 1072 pacientes Hospitalizados. Servicio de Cardiología, Hospital Obrero No. 1 de La Paz. Latido 1995. Vol. 1 No. 3 34.

5. Farfán C. J. Prevalencia de la Hipertensión Arterial en adultos de las ciudades de La Paz y El Alto. Latido. Edición especial XIII Congreso Boliviano de Cardiología. Pag. 72 Cochabamba 1999.

6. Palmero E. Fibrilación auricular, prevalencia etiológica en pacientes internados. Latido. Edición especial XIII Congreso Boliviano de Cardiología; pag. 76. Cochabamba 1999.

7. Lavadenz R. Palmero E. y col. Insuficiencia Cardíaca, Frecuencia, etiología y mortalidad en el Hospital Obrero de La Paz - Bolivia. Latido. D


cyberbago@bago.com.bo
Copyright 2000 www.Bago.com.bo, Derechos reservados.